Enfoque holístico en psicoterapia corporal

Los conceptos de salud y enfermedad han ido cambiando con los años y la medicina convencional se está abriendo a nuevas perspectivas considerando la salud y la enfermedad como estados que experimenta la persona y no sólo algo que manifiesta el cuerpo físico.

El enfoque holístico (del griego olos que significa entero, total, completo), parte de la concepción del ser humano como un ser global, con aspectos biológicos, psicológicos, emocionales, relacionales y energéticos, que interactúan con los aspectos sociales y el medio ambiente.

La psicoterapia corporal (o de enfoque psicosomático) plantea la integración entre la palabra y la expresión del cuerpo.

Desde el psicoanálisis las situaciones traumáticas, principalmente infantiles, encuentran su resolución por medio de un proceso terapéutico a través de la palabra, que lleva a hacer consciente lo que ha quedado grabado en el inconsciente.

Partiendo de la teoría del trauma en psicoanálisis, concebimos un diferente abordaje de la problemática.

Desde el enfoque psicosomático interviene también  el cuerpo en este proceso. Es en el cuerpo donde reside lo que podríamos llamar memoria corporal (memoria celular) y es a través de este trabajo de identificación  y desbloqueo que se logra la resolución de las situaciones traumáticas.

El concepto de resonancia, utilizado en la psicoterapia corporal, significa: lo que moviliza e interactúa profundamente en las relaciones vinculares, y que se manifiesta en un nivel tan profundo que no es necesario el lenguaje verbal.

Un dato importante es que la herencia genética no es determinante. Nuestro ADN nos da información sobre posibilidades que podemos o no activar.

Los síntomas nos hablan de lo que nos sucede en la vida, no sólo en nuestro cuerpo físico, y son un alerta para escucharnos. Si preferimos el término sanación al de curación, es porque favorecemos un proceso activo por parte de la persona que experimenta un síntoma o enfermedad.

 

Bioenergética

 

 

La bioenergética es una forma de terapia que combina el trabajo con el cuerpo y la mente, para ayudar a resolver problemas emocionales y utilizar mejor el potencial que todos tenemos para el placer y el bienestar en la vida.

Según este enfoque, en la personalidad humana intervienen  procesos energéticos, desde la producción de energía a través de la respiración y el metabolismo, hasta la descarga de energía en movimiento, de acuerdo a las funciones básicas de la vida. La cantidad de energía de que dispongamos así como el modo en que la utilicemos, determinarán cómo responderemos a las situaciones de la vida.

La psicoterapia bioenergética trabaja corporalmente para lograr la cura de las personas y llegar al conflicto psicológico a través del análisis de las corazas corporales, para permitir el desbloqueo de las mismas. La bioenergética busca que la energía vuelva a circular y las personas queden libres para continuar sus procesos de cambio, liberando las emociones profundas.

Ayuda a experimentar en las personas su rabia, tristeza, ansiedad, y sus anhelos subyacentes y ayuda, a su vez, a expresarlo a través del llanto. Permite y anima al paciente para que diga lo que siente y golpee gritando para evocar la ira y el enojo acumulado y guardado, de modo que en las sesiones terapéuticas se vivencien las emociones reprimidas y las tensiones musculares de la forma más completa posible.